Biden busca prevenir una próxima gran crisis de la cadena de suministro

White house

El 15 de noviembre, el presidente Joe Biden firmó la masiva Ley de Empleos e Infraestructura, una inversión de $284 mil millones, destinada a modernizar la infraestructura anticuada de los Estados Unidos.

Esta inyección de capital es más que esperada en el gremio de transporte que hoy sufre por la infraestructura en mal estado, que afecta a los puertos y terminales de carga en todo el país. El aumento de los tiempos de espera y las demoras para los camioneros que buscan entregar envases vacíos y recoger contenedores, ha creado un ciclo perpetuo de demoras que ha resultado en que muchos operadores privados y empresas de camiones pierdan tiempo y dinero, fomenten la frustración y, en última instancia, hagan que muchos busquen otras líneas de trabajo, en un tiempo en el que la escasez de mano de obra es desenfrenada. 

Y, por si fuera poco, las empresas de transporte terrestre también están sufriendo por la falta de capacidad en los puertos, lo que les impide devolver los contenedores y completar cargas adicionales.  

Por esa razón, la mayor parte del presupuesto de transporte se invertirá en carreteras, caminos y puentes. Además, según la Asociación Nacional de Países, el monto se dividirá de la siguiente manera:

inversión en transporte

Fuente:: https://www.naco.org/resources/legislative-analysis-counties-infrastructure-investment-jobs-act

Según la reciente declaración de la Casa Blanca: «Esto se suma a un acuerdo de $ 5 mil millones entre el Departamento de Transporte de los EE. UU. Y el estado de California para respaldar las mejoras portuarias y terrestres en este nodo de carga crítico».

Aunque el cambio no llegará pronto, esta es una gran noticia para el sector logístico. El país está en una buena situación y, con suerte, a largo plazo, no veremos la misma congestión de ahora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.